El Negocio Detrás del Comic

comic

Comic V de Venganza

El comic es un elemento de la cultura popular que se ha convertido en un gran negocio desde la primera mitad del siglo XX, cada personaje de un comic llega a generar millones de dólares de ganancias en publicaciones de “Comics Books”, pero su negocio va más allá, es una extendida cadena de valor que incluye la venta de derechos de autor y el uso transmedia para pasar una historia a distintos formatos como la televisión, radio, cine, y hasta muñecos de acción.

Si bien la mayoría de los comics comenzaron en idioma inglés, con el tiempo se han realizado versiones en otros idiomas con el fin sustancial de alcanzar el mayor número de lectores posibles, en el español encontraron un gran mercado al ser el tercer idioma más hablado del mundo, por tanto, hoy en día es tan común encontrar comics en español como en inglés.

Uno de los ejemplos del negocio que representan los comics más significativos lo podemos ver con la novela gráfica de Alan Moore ilustrada por David Lloyd; V for Vendetta compuesta por diez comics publicados desde 1982 hasta 1988, y que tras alcanzar una gran popularidad fue llevada a la pantalla grande en el año 2005 por Time Warner, quien recaudo 132 511 035 dólares, teniendo un ingreso de más del doble del presupuesto inicial.

Si hablamos de los escritores en el negocio de los comics, no podemos dejar atrás a Stan Lee, creador de muchos de los más populares superhéroes, en los que destacan; X-Man, Irón Man, el Increíble Hulk, Spider man, y los cuatro fantásticos.

La revista People menciona ha Stan Lee como el escritor mejor pagado en los rankings de los “100 más poderosos” del 2015, tan sólo en este año se estima una ganancia de 46 millones de dólares. El novelista estadounidense tiene un patrimonio estimado de 145 millones de dólares. Siendo su fortuna compuesta de inversiones en acciones, bienes inmobiliarios, un equipo de futbol americano, restaurantes, entre otros negocios; todos ellos como resultado de su trabajo como escritor en Marvel, transformándola a su vez de una pequeña casa publicitaria a una inmensa corporación multimedia.

El mercado de comics se encuentra un poco concentrado; entre las dos principales casas editoras de comics se encuentra Marvel que el 2014 totalizó con 34.38 % de los ingresos por la venta de comics, seguida por su eterno rival DC Comics que obtuvo el 28.86% (Información Forbes), y es que cada una de sus películas más populares de superhéroes recaudan cientos de millones de dólares.

Si retomamos un poco el argumento inicial sobre las cadenas de valor, enumeramos los negocios que se han convertido en comics, y por lo general; los grandes negocios que parten del comic:

1.- Venta de “Comic Books”.
2.- Venta de derechos.
3.- Caricaturas y series de televisión.
4.- Películas.
5.- Figuras de acción.

Esto sólo si hablamos de las casas productoras, pero al igual que muchos otros productos, el comic beneficia ha emprendedores y empresas que ponen negocios de venta de disfraces, y evidentemente venta de comics, a su vez, algunos números han alcanzado tal valor que tienden a ser subastados por miles de dólares en casas de subasta.

Bajo estás premisas podemos decir que el negocio del comic está en uno de sus mejores momentos, desestimando muchos argumentos que planteaban la desaparición de empresas editoras, si bien, no es lo mismo que en el siglo XX, simplemente ha habido una adaptación de los negocios, pasando de textos en periódicos y revistas ha libros, series, internet y cine, manteniendo el comic como clásico como potencializador de nuevos negocios.